martes, 3 de noviembre de 2015

RECLAMACIONES EN DIFERENTES ENTIDADES



Indignado, esa es la palabra que resume mi estado a menudo en los últimos tiempos. ¿Por qué? Pues aparte de la situación del país, temas laborales, y cuestiones que nos afectan a todos, una cuestión que prevalece sobre todas las demás personalmente es los problemas acaecidos con diferentes compañías de las más diversas índoles con problemas acontecidos.


Os hago un pequeño resumen, y vemos algunos detalles:

1.       Luz-Gas. Pues como a todos, en las facturas me vienen cuantías que no aplican o costes más elevados de lo contratado. Para solventar esta cuestión me ha valido con reclamación a la entidad proveedora del servicio, que ha resuelto la cuestión con media celeridad.

2.       Bancos I. En el que tengo la hipoteca y nómina, con cantidades de comisiones CERO prometidas, a menudo, dichas comisiones “se cuelan” en mis movimientos bancarios. El problema primigenio es permanecer atento a las mismas, y en segundo lugar, reclamar y reclamar al servicio de atención al cliente de dicha entidad para la devolución de las mismas. Llevo desde junio (más de 4 meses) y sin solución alguna.



3.       Bancos II. En otra entidad en la que tengo fondos de inversión, me exigen para no cobrarme comisión alguna tener dos recibos domiciliados. Así lo hago, luz y gas. Como pertenecen a la misma compañía (Endesa), este banco me cobra la comisión porque no son capaces de diferenciar que se trata de dos recibos distintos. Inaudito! Finalmente me devuelven estas comisiones a base de ser pesado, pero cada 3-6 meses el mismo problema de nuevo. “No! es que los sistemas informáticos no pueden evitar cargar la comisión” dicen….pfff!! Por cierto, en este caso empezaron a echarme cuenta desde que puse reclamación en el BCE, muy recomendable este paso en caso de los bancos.

4.       Aparcamiento aeropuerto. Dejo mi vehículo en un parking de estos nuevos que pululan por los aeropuertos, en este caso PARKING VUELA. Digo el nombre porque es de los casos más indignantes. Aparte de dejarlo aparcado te lo lavan. Pues bien, a mi vuelta del viaje en cuestión me encuentro varios desperfectos en el vehículo (trozo medio caído en parte inferior, asientos descolgados de su rail y rotos). Pongo la hoja de reclamaciones (procedimiento más recomendable en España, que por cierto, en otros países no existe). Su respuesta “no podemos resolver el problema debido a que es de los típicos conductores que utilizan nuestro aparcamiento para aprovechar desperfectos en su vehículo”. Indignado modo plus! Qué vergüenza, el operario que me entregó el coche vio en mis narices cómo estaba el coche, en fin….nada que hacer más que dar mala publicidad de ellos, y a fastidiarse toca.

5.       Telefonía, Jazztel en este caso. Tengo todo con ellos, móvil, fijo, internet, etc, etc. Servicio al cliente totalmente vergonzoso. Me cobran cantidades en meses pasados por error informático de ellos, cantidad que rechazo en mi entidad bancaria, y debido a eso, llevo varios meses con unos problemas impresionantes, corte de línea, cobros extras por devolución de recibos, operadores que se mofan de mi cuando llamo, etc… En este caso no me queda más que USUARIOSTELECO.ES. Esperemos que funcione, pero la pérdida de tiempo y molestias no tiene precio….

6.       Aparcamiento pueblo. Voy a trabajar a un pueblo de Sevilla a una fiesta local, contratado por la concejala y el alcalde del pueblo. Me dicen que entre en el aparcamiento indicado por ellos. Poco después me encuentro multa en mi coche. Hablo con ellos, y se quitan de en medio (por prevaricación o acusaciones posibles de la policía del pueblo que exige su independencia). La multa la he pagado, y ando con reclamaciones a través de un abogado. No tengo palabras para explicar lo timado que me siento…



Tengo más casos seguro, pero no me vienen ahora mismo a la cabeza, lo que quiero exponer es la INDECENCIA del país en que vivimos, en que todos nos tratamos de aprovechar de los demás, pagan justos por pecadores, y en muchos casos nos sentimos INDEFENSOS.

El problema de todo esto es el quebradero de cabeza que supone. Los ciudadanos en los tiempos que corren estamos desvalidos ante la desfachatez de las compañías de servicios, y de bastantes de sus servicios de atención al cliente.

Es lo que hay, y las reglas del juego son estas, cada cual que juzgue por sí mismo. ¿Quién no ha tenido un problema con su compañía de teléfono, una inmobiliaria o similares? Que tire la primera piedra.