martes, 21 de junio de 2016

EL CRECIMIENTO DE LOS DIVIDENDOS

Una de las cuestiones fundamentales en la carrera hacia la INDEPENDENCIA FINANCIERA, y a través del seguimiento del sistema BUY AND HOLD, consiste en obtener buenos dividendos, de empresas financieramente capaces de generar beneficios año tras año, y a ser posible, cuyos dividendos crezcan en el tiempo.

De nada nos vale invertir en empresas, y mantener en el tiempo dichas inversiones, si posteriormente a lo largo de los años la retribución al accionista en forma de dividendos mengua o incluso desaparece.



No consiste en estar viendo cada día cómo evolucionan dichos valores, sino en analizar sus resultados y balances anuales o semestrales, comprobar la estabilidad de dichas empresas, y verificar si su BPA y su YOC/RPD se incrementan en el tiempo.

En USA tenemos el concepto de los aristócratas del dividendo, compañías que año tras año siguen demostrando este incremento, en este caso en más de 50 años.

En Europa este fenómeno es menos frecuente, pero sí podemos ver por ejemplo en el último año qué han hecho dichas empresas.

Vamos a realizar un pequeño estudio de las que tenemos en cartera, y verifiquemos qué sucede con su dividendo en 2015 y 2016.



Si  las ordenamos de mayor a menor incremento porcentual, nos resulta la siguiente tabla.


Interpretando la misma, podemos obtener las siguientes conclusiones:

1. En AENA no podemos valorar, dado que va a ser el primer año que reparta beneficios.

2. Existen numerosas compañías que valen para nuestra estrategia, si pretendemos un crecimiento en su dividendo año tras año, al menos tras ver lo sucedido en estos últimos 12 meses. Endesa ha creado un gran incremento, AXA, Abertis e Inditex igualmente superan las dos cifras porcentuales. Viscofan, REE, BME, Enagas superan el 5% de incremento.

3. Algunas como Mapfre, Telefónica, BBVA, Iberdrola o ACS mantienen la retribución al inversor.

4. Los casos más negativos se encuentran en Repsol (mal año para la compañía), pero que puede restablecer su buena marcha en el futuro, y principalmente Santander, que decidió (ya veremos si positiva o negativamente más adelante) el recorte radical del dividendo.

En cualquier caso este seguimiento sin ser la clave básica de todo sí que es un dato a tener en cuenta para ver si estamos acertando en cuanto a las compañías que seguimos manteniendo en cartera.