domingo, 9 de agosto de 2015

ARTISTA FAMOSO Y VIVIR SIN TRABAJAR


El otro día hablaba con mi amigo Pepe, vocalista de un grupo musical muy famoso (por discreción no indicaré el nombre), y me comentaba una cuestión que me ha hecho reflexionar.

Hablamos de una banda musical de los años 80-90 con gran éxito y multitud de conciertos a lo largo de todo el país, y que ha vuelto en la actualidad. Mucha gente piensa que esto se debe a la necesidad económica en la actualidad, es un pensamiento muy generalizado que escucho por todas partes.

Los músicos en general no es un tipo de perfil que piensen mucho en el futuro, dado que el éxito viene cuando menos te lo esperas. No obstante, este señor, me comentaba que a principio de cada mes llega un momento feliz en el que "pone la mano", y cobra el alquiler de dos naves que tiene en su propiedad en su localidad.
Me quedé impresionado, puesto que admiré que hubieran tenido en cuenta su futuro en esos momentos en los que nadie los piensa, pero gracias a eso, su futuro y actual presente los tiene con mayor calidad o medio asegurados. Eso es precisamente lo que buscamos desde aquí. En lugar de capital en forma de inmuebles, nos estamos centrando en acciones bursátiles, diferente, pero similar a la vez.

Este hecho me dice que debemos tener muy en cuenta el día de mañana. Hay muchas formas de conseguir ingresos pasivos, al fin y al cabo es lo que buscamos. Una opción son los dividendos, pero hay muchas otras, y entre ellas, una es los alquileres de inmuebles, viviendas, locales, garajes, etc.

En general, poca gente piensa en este tipo de cuestiones para el futuro. El españolito medio no arriesga y vive el presente, no piensa cómo conseguirlos, y percibo un déficit cultural en este sentido. Digamos que podríamos catalogar nuestra cultura económica un poco tipo “carpe diem”. Es cierto que en los días que corren, poca gente tiene solvencia para tener superávit  a final de mes. Pero no es menos cierto, que en las épocas que este se produce (véanse las vacas gordas de hace unos años), la mayoría incurren en gastos superiores a los necesarios, permitiendo un nivel de vida superior, sin pensar en las posibles consecuencias. Es algo que debemos reflexionar.