domingo, 10 de mayo de 2015

FORMAS DE VIVIR SIN TRABAJAR (I)




Estamos tratando un blog que se llama “Vivir sin trabajar”, pero nos estamos centrando en la bolsa, ¿algo falla? ¿no hay nada más? ¿otras opciones? ¿qué queremos o qué buscamos?

Respondamos a estas preguntas:

-          Hay más opciones, por supuesto, cada uno en su búsqueda debe analizar cuáles son las más interesantes. Aquí expondré las mías.

-          Otras opciones, pues vamos a verlo en un par de posts, algunas que vengo barajando.


-          Lo que queremos lo tenemos claro, no depender del mercado laboral, de cara a una estabilidad interna autosostenible en nuestros ingresos, optimizar la libertad individual de elegir qué hacer, no estar sujeto a factores externos,  y el problema de las futuras NO PENSIONES (ya sabemos cómo se las va a gastar el estado en los próximos decenios).

Veamos algunas fórmulas posibles a analizar, hoy trataremos el tema de LAS LOTERÍAS:

Siempre cuando se habla de Vivir sin trabajar, se le pregunte a quien se le pregunte, responderá “yo juego a la primitiva o el euromillón”. Evidentemente es una forma de Vivir sin trabajar, pero…¿qué probabilidad hay de que eso suceda? ¿es viable realmente?


En los juegos de apuestas del estado más comunes y tradicionales: Lotería, Quiniela, Primitiva, Euromillón o el Cuponazo, la esperanza matemática es menor de 1, lo que significa que lo normal es perder dinero.
Euromillones

Tabla de probabilidades de acierto en cada categoría (números + estrellas). Según las reglas del juego, en cada apuesta se eligen 5 números entre 50 y 2 otros números (llamados «estrellas») entre 9. 

(5+2) 1 entre 76.275.360
(5+1) 1 entre 5.448.240
(5+0) 1 entre 3.632.160
(4+2) 1 entre 339.002
(4+1) 1 entre 24.214
(4+0) 1 entre 16.143
(3+2) 1 entre 7.705
(3+1) 1 entre 550
(2+2) 1 entre 538
(3+0) 1 entre 367
(1+2) 1 entre 102
(2+1) 1 entre 38

La famosa frase de «ni en un millón de años...» podría ser perfectamente aplicable al juego de los Euromillones. Como se ve ni siquiera jugar una apuesta todas las semanas durante un millón de años (52 millones de semanas, más o menos) sería garantía más o menos fiable de obtener el premio de primera categoría... porque las probabilidades son de 1 entre 76 millones.

En la Lotería de Navidad hay un 86% de probabilidades de que no toque nada frente a un 0,00001% de probabilidades de ganar el Gordo,  en cambio hay un 9 % de probabilidades de que toque el reintegro. Tengan en cuenta que todas las bolas del bombo son iguales y cualquier número tiene las mismas posibilidades de salir, así que la probabilidad de llevarse el Gordo es ilusoria, de 1 entre 100.000 (0,00001 %).

En cambio, la probabilidad de ganar en la Lotería del Niño aumenta a un 7,82 %. Sólo hay un 62 % de probabilidades de que no toque nada.



En la Lotería Primitiva tradicional la probabilidad de acertar 6 números entre 49 es de 1 entre 14 millones (13.983.816 exactamente), casi cinco veces más fácil que el euromillón. En conjunto, en los Euromillones sólo hay un 4,25% de probabilidades de acertar algún premio (en cualquier categoría)... algo así como 1 probabilidad entre 20 más o menos. 

El escenario se basa en que con la primera bola tendríamos una probabilidad de 6 posibles (las que hemos elegidos) de entre 49 disponibles. En el caso de la segunda bola tendríamos una probabilidad de 5 posibles entre 48 existentes. Así pues, la probabilidad de acertar 6 números es: 6/49 * 5/48 * 4/47 * 3/46 * 2/45 * 1/44 = 720/10.068.347.520 = 1/13.983.816

* 6 aciertos: probabilidad de 1 entre casi 14 millones.
* 5 + 1 acierto: probabilidad de 1 entre 2,5 millones.
* 5 aciertos: probabilidad de 1 entre 54.200
* 4 aciertos: probabilidad de 1 entre 1.032.
* 3 aciertos: probabilidad de 1 entre 57.
* Reintegro: probabilidad de 1 entre 10.

Para los amantes de la Quiniela y el fútbol, decir que la probabilidad de acertar un partido es de 1/3 (1 entre 3). La probabilidad de acertar 2 partidos seguidos será de (1/3 * 1/3) es decir, 1 entre 9 opciones posibles. De manera que podemos ver las probabilidades que tenemos de ganar una quiniela multiplicando las probabilidades de acertar un partido por el número de partidos que hay. Las probabilidades matemáticas de acertar son las siguientes:

* 15 aciertos: 1 entre 14.348.907
* 14 aciertos: 1 entre 4.782.969
* 13 aciertos: 1 entre 1.594.323
* 12 aciertos: 1 entre 531.441
* 11 aciertos: 1 entre 177.147
* 10 aciertos: 1 entre 59.049

En el Cuponazo de la ONCE la probabilidad es de 1 entre 15 millones.

En mi opinión, el Euromillón no merece la pena por las remotas probabilidades, pero la Quiniela siempre me ha parecido lo más idóneo, ya que las probabilidades son mucho más favorables (dentro de lo que se entiende como favorable, porque sigue siendo dificilísimo), pero en cambio algunos partidos parecen muy “claros” a priori.

En el próximo post trataremos una de ellas en especial a la que le tengo especial cariño, y que estimo interesante de cara a la libertad financiera, al menos de cara a acercarnos a los objetivos.