lunes, 4 de mayo de 2015

OBJETIVOS ACTUALIZADOS A MAYO 2015


Seguimos analizando la evolución de nuestras inversiones a través del estudio de los objetivos marcados. Lo hacemos bimensualmente de cara a ver si estamos en el camino adecuado o nos desmarcamos del horizonte prefijado. Muy recomendable establecer estos objetivos para analizar los resultados desde una perspectiva objetiva y prefijada de partida. La organización en cualquier ámbito de la vida es clave (personal, laboral, familiar), y aquí no lo es menos.

Los fundamentales que vemos necesario cubrir:

1. Porcentaje obtenido de independencia financiera

     Forma de cálculo. 

Este aspecto mide el avance que tenemos en el objetivo final de libertad financiera. Mi forma de calcularlo es estimar nuestros gastos anuales (en mi caso incluida hipoteca, viajes, ocio, etc.). Por otra parte calculamos los beneficios obtenidos vía dividendos (si queréis se pueden incluir intereses de cuentas, intereses de depósitos, etc.). Y realizar el cociente porcentual de ambas cantidades. Este criterio de analizar objetivos es equivalente a ponernos objetivos de llegar a 50mil€, 100mil€, etc., pero más cercano a la realidad del objetivo final.
El objetivo final es evidentemente el 100%.
En mi caso a fecha mayo 2015, dicho porcentaje se sitúa en el 6,64% (algo mayor que en la revisión anterior en 0,43%). Mi objetivo personal es obtener en 2015 (vamos marcando hitos) un 8%.

2. Porcentaje de rentabilidad por dividendo anual (YOC).
Es sencillo, se trata de calcular la rentabilidad por dividendo (neta) de nuestra cartera de acciones. Esto es, dividir el sumatorio de los dividendos obtenidos a lo largo del año, entre la cantidad total invertida.
El objetivo debe ser ir incrementando dicha cifra en el tiempo.
En mi caso actualmente estoy en un 3,95% (en la anterior revisión era un 3,64% con lo que hemos subido bastante). Mi objetivo personal es llegar en 2015 al 4%. Aparte sería llegar en unos 3 años al 5%.

3. Cantidad de diversificación obtenida.
En este caso no existe una cifra que lo cuantifique, pero sí que podemos establecer algunas pautas. 1. Aumentar el número de títulos distintos (dentro de unos límites razonables). 2. Tener cartera en 3-4 países distintos al menos. 3. Tener cubiertos varios sectores distintos de la economía y no centrarnos en el mismo (bancario, energía, telecos, etc.). En cualquier caso no interesa que haya valores que se sitúen por encima del 20-25% de la cartera total.Mi objetivo personal será en 2015 no tener ningún valor por encima del 20% en la cartera y por otro lado tener acciones de al menos 4 países distintos en la misma.
En estos dos últimos meses hemos entrado en AXA (nuevo país=Francia) y hemos obtenido nuevos valores en cartera (telefónica, Abertis y bme) mejorando la diversificación.

4. Beneficios en la cartera en valor.
Evidentemente y aunque el objetivo final es aumentar el porcentaje que obtenemos vía dividendos de las empresas de nuestra cartera, es importante que la cartera incremente su valor en el tiempo. Para ello, es importante que el balance global del valor de la misma a fecha actual obtenga una rentabilidad superior al 0% (que equivaldría a recuperar lo invertido).
En este sentido mi objetivo en 2015 sería (dado que parto en negativo) llegar al 0% de momento. En el futuro sería ir incrementando dichas cifras.
Actualmente estamos en un -3,86%. No es preocupante porque no es el objetivo principal, pero sí conviene que estemos en positivo en dicho valor por si algún día necesitamos tirar de esta parte de los ahorros o inversiones por cualquier necesidad no prevista.

5. % de cartera que tiene dividendos por encima del 3%.

Se trata de una forma de calcular cuántos de nuestros valores dan un dividendo mínimo que nos marcamos como objetivo. En mi caso he valorado dicha cifra en el 3%. De las compañías que tengamos, ¿cuántas obtienen dicha cifra? En mi caso actualmente es el 75% de los valores (en la anterior revisión de objetivos era del 66%). Objetivo 2015, mantener dicha cifra en el 75%.

6. Número de valores en cartera.
Está relacionado con la diversificación. En principio cada cual debe marcar sus objetivos en este sentido, para llegar a ese punto final. No interesa ni tener pocas compañías en cartera, ni demasiadas (temas comisiones, etc.). En mi caso me he marcado como objetivo final tener 15-20 valores distintos. Ahora mismo estamos en 12 (anterior revisión=9). Objetivo 2015=12, con lo que estamos en la línea.

7. Desprenderse de acciones fuera del objetivo B&H.
Si alguna vez nos salimos del camino compraremos compañías que no son óptimas para el criterio B&H. Del mismo modo, puede darse el caso que compañías que tengamos dejen de evolucionar positivamente en su BPA, o bien bajen su rentabilidad anual por dividendo. En ese caso deberemos ir pensando en obviarlas en nuestra cartera. Ojo, sin pérdidas, a ser posible. De este modo mi objetivo personal es no tener valores en este saco.
Carbures es mi caso principal en este sentido. Dado que pierdo un % elevado, habrá que esperar. El objetivo sería que sucediera en el menor plazo posible. De momento, a esperar. Otros valores por debajo del 3% son BBVA y AENA. El primero, está cerca del 3% y es posible que en breve lo alcancemos para mayor tranquilidad. En el caso de AENA aún no se ha establecido oficialmente el dividendo, pero lo hemos estimado. El objetivo por tanto ir eliminando compañías bajo el 3%. Objetivo 2015, pasar de 3 a 1. De momento AENA no la contabilizamos como valor a vender, dado que no está claro su dividendo, y además tiene unas perspectivas de crecimiento de los mismos para los próximos 3-5-7 años bastante elevadas (se prevé según estimaciones un RPD del 6-7% para 2020).


En cada caso somos libres de marcarnos estos objetivos, dado que dependen de la situación de cada persona, intereses, perspectivas, necesidades, etc. En cualquier caso es importante hacerlos para periodos de tiempo de 1 año o superiores, de cara a evaluar posteriormente si estamos alcanzando los mismos. No conviene marcarlos demasiado elevados, dado que el no alcanzarlos nos puede dar síntomas de fracaso sin ser así. Sí que interesa marcar pautas de evolución positiva con el objeto de verificar la correcta forma de proceder en los mercados.