lunes, 30 de marzo de 2015

COMPAGINAR ACCIONES Y FONDOS. ¿PLANES DE PENSIONES?



Hasta este punto hemos recomendado comprar en acciones. Otra opción igual o más interesante son los fondos de inversión. Quizá lo más coherente es mezclar ambas cuestiones. Los fondos de inversión están gestionados por profesionales a los que la evolución del fondo de inversión en cuestión les puede costar su puesto de trabajo. Compran y venden en las carteras que componen dichos fondos, y pueden manejar muchos más valores y más diversificados que nosotros. Las comisiones suelen ser superiores de las de bolsa, pero a la larga es un producto más que interesante.

En mi caso trabajo con los fondos del banco Mediolanum, y en año y medio me dan en torno a un 27% de rentabilidad. Está claro que no todos y en todo momento funcionan así, pero la normalidad es que a medio largo plazo den fruto positivo. Los hay de renta fija, de renta variable, un mix de ambos, etc. Depende del riesgo que quiera tomar cada cual se pueden adaptar a nuestras necesidades.


Otra opción que cada día más nos bombardean en publicidad, los bancos, los asesores, etc. son los planes de pensiones. Efectivamente dentro de 10-20-30 años las pensiones irán decreciendo hasta el punto de riesgo de dejar de existir. La pirámide de edad de la población cada vez es mayor, la esperanza de vida más alta, y menor relación de gente empleada/jubilados. El sistema no es sostenible a largo plazo, y se nos recomienda por todas partes los planes de pensiones.

Bajo mi punto de vista no interesan. ¿Por qué?

-          1. En la mayoría de los casos se nos insite a finales de año por parte de las entidades bancarias como algo recomendable cara a hacienda. Supuestamente tienen ventaja fiscales, que en la práctica no existen.

-          2. Su rentabilidad es muy baja. 

-          3. Comisiones elevadas y gestión de dudosa valoración.

-          4. Son deducibles fiscalmente, pero al ser rendimientos del trabajo, al jubilarte es posible que pagues más impuestos de los que inicialmente ahorres.

-          5. La falta de liquidez. No podemos tocar esas cantidades hasta la fecha de jubilación. ¿Y si lo necesito? Salvo enfermedad grave no podrás tocarlos.

Por tanto es mejor tener una cartera de acciones o fondos de inversión, productos a gestionar por nuestra cuenta o con cualquier entidad respectivamente, cuyo plazo puede ser menor, desde meses hasta 5-10 años.

Con los criterios de BUY&HOLD y bien aplicados, no dudéis que obtendremos mucho mejores rendimientos de nuestro capital, con menores comisiones, y sin tener que esperar a la jubilación para reembolsarlos en caso de necesidad o interés personal.