jueves, 19 de marzo de 2015

CUATRO TIPOS DE DIVERSIFICACIÓN. TEMPORAL, GEOGRÁFICO, SECTOR, COMPAÑÍA


Veamos, esto de la diversificación es un criterio básico en la bolsa y en cualquier aspecto de la vida en realidad. Trataré de dar mi visión particular de cómo lo veo.

Cualquiera que pueda pensar que ha descubierto la pólvora, diría que tal o cual compañía va a subir, y meter 5000 euros con el objetivo de obtener 10.000€ en breve. Es posible que eso suceda, pero también es posible que pierda gran parte de los 5.000€ invertidos. Dado que no tenemos la bola mágica del futuro, ni el Delorian de Marti Mc Fly, deberemos reducir esos riesgos, y maximizar la seguridad de nuestra inversión.

Lo mejor en general es maximizar la variable dual RENTABILIDAD/RIESGO. Para maximizar una de ellas, muy probablemente decrecerá la otra de las variables. Si ambos términos los valoramos entre un valor de 0 y 1, lo interesante será maximizar el producto de ambos, es decir, mejorar la calidad de la inversión.
Para ello, el criterio básico es el de DIVERSIFICAR.

Esto es, no meter todos los huevos en la misma cesta. Si tenemos 10.000€, y los metemos todos en una compañía….mal! puede suceder cualquier cosa, pero si compramos en 5 compañías 2000€, la probabilidad de fracaso decrece enormemente.

Las diversificaciones claves son:

1.      TEMPORAL. Es importante ir metiendo en diferentes momentos temporales, y no todo de una vez. Si cogemos un punto alto de los índices bursátiles en el momento de nuestra compra “única” esto nos llevará a la ruina. Es mucho mejor ir realizando inversiones espaciadas en el tiempo, de modo que compensemos los picos máximos y mínimos de la economía, “suavizando” la tendencia total.
2.      SECTOR. Según el modelo de Markowitz, se ha de tener LA PERFECTA POSITIVA entre cada dos valores. Esto significa que la diversificación se debe realizar de tal manera que si tenemos acciones en diversas compañías de diversos sectores, lo debemos realizar de modo que cuando un sector pueda decrecer, exista otro sector que crezca y se compensen en cierta forma. Como podemos imaginar cuando la economía va bien suben sectores como el turismo, hoteles, alimentación, etc.

3.      GEOGRÁFICO. Si metemos todos los huevos en la cesta del mismo índice o nación, corremos el riesgo de que suceda “algo” en ese país que nos lleve al traste nuestras inversiones. El reparto entre los distintos países lo debe establecer cada uno. No obstante, y teniendo en cuenta el tema del riesgo de cambio de divisas, así como las comisiones más elevadas de inversiones en el extranjero que habitualmente existen, se debe llegar a un compromiso entre ambas cuestiones. Eso sí, es interesante no tenerlo todo en el mismo país para minimizar riesgos. Hay que tener en cuenta un factor secundario, pero no menos importante, si invertimos todo en el IBEX, en cierta medida estamos invirtiendo en otros mercados, dado que cada vez más son empresas internacionales y globales.

4.      COMPAÑÍA. Por mucho que nos ciñamos en mayor o menor medida a un país que nos guste más, dentro del mismo es interesante repartir la inversión en diferentes compañías (y a ser posible de distintos sectores). Es más de lo mismo, pero aplicado al mismo país. Es posible que se dé el caso, nos gusta mucho una compañía por su enorme dividendo y de repente…zas! Los elimina o reduce de una tacada (en los últimos años escuché a mucho aficionado a SANTANDER y TELEFÓNICA por sus grandes dividendos), si lo hubiéramos tenido repartido esta reducción o eliminación nos hubiera afectado de menor forma. Una cifra de entre 12-15-18 compañías en total puede ser el óptimo al que tender a la larga, consideración particular. Otros optan más por 10 para tenerlas más controladas, algunos por 20-25, pero quizá demasiado. Un umbral intermedio puede estar bien.

Digamos que siguiendo estos 4 criterios el riesgo de una gráfica con picos altos y bajos, es tender a suavizar la gráfica de la evolución de nuestra inversión, achatándola con 4 criterios, y tenderá de mayor forma a una evolución Gaussiana. Es decir, mejoramos tranquilidad, y además podemos ir “seleccionando” sectores, países, etc. en el tiempo.

Es la mejor forma de poder soportar periodos convulsos de tiempo en los mercados de renta VARIABLE.